Dos intrépidos alemanes, Hans Ertl y Alfonso Hundhamer, miembros de la Misión Científica Alemana que estuvo en Bolivia en 1950, escalaron la segunda montaña más alta de la Cordillera Real, Hanko Huma, trazando una nueva ruta que hasta ese momento, no había sido pisada por el ser humano a partir de los 5.000 metros de altura.

 

La hazaña en el macizo andino, comenzó 30 días después que los dos escaladores habían levantado un campamento de alta montaña a los 5.000 metros sobre el nivel del mar y culminaron su ascensión en septiembre de 1950. De acuerdo con el relato, cuando alcanzaron la cumbre del portentoso Hanko Huma, los dos intrépidos alemanes, vivieron diez inolvidables minutos en la cima de 6.827 metros de altura, muy cerca de la cúspide del lllampu, la más alta del sistema andino y rival de su soberbia grandeza en las alturas.

 

Estos dos valientes, con ojos del azul intenso del cíelo andino en las pupilas, con temple de acero en los músculos, cumplieron con orgullo la ardua empresa de trepar por ventisqueros y escarpadas rutas de hielo eterno, hasta llegar a la meta de los 6.827 metros. Sus relatos, tensos por esta aventura con riesgo de muerte, dieron a conocer sus observaciones científicas de inestimable valor para despejar la incógnita de los contrasentidos geográficos de Bolivia y que fueron llevados a conocimiento del país y del mundo, a través de la prensa nacional e internacional que difundieron las notas periodísticas de Emilia Bau, intrépida mujer aferrada al peligro para servir bien a la ciencia y la investigación.

 

"Oh majestad lllampu, lo que dicen sobre tu magnificencia: "El illampu es tan coqueto que, cuando hay turistas que vienen expresamente para admirarle, se oculta". "Cuando se nubla, se asemeja a un gigante monje cubierto con su capa de armiño, para entregarse a la meditación, por eso no se le ve la cara". 6.827 - 6.368 - 6.427 metros de altura. Nunca se conocerá, con precisión, tu altura, ... como nunca se sabrá tu edad. Sorata, septiembre de 1950.

LOS VENCEDORES DEL HANCKO HUMA Y EL ILLAMPU